De Argentina a Nuevo México

Argentina and New Mexico Flag

De Argentina a Nuevo México

Cómo la experiencia de au pair en Estados Unidos ha cambiado mi Vida

By Uma Platz

Me enteré del programa de au pair en el 2021 por medio de mi papá. Su sobrina política había estado de au pair en California durante un año para ese entonces y él pensó que sería una buena experiencia para mí también. Había suspendido mis estudios durante la pandemia y realmente no estaba muy ocupada, así es que empecé a trabajar como niñera con uno de sus amigos para adquirir un poco de experiencia y ver si este tipo de trabajo encajaba conmigo. Me encantó. Trabajé con tres niños: dos gemelos de seis años de edad y su hermano mayor, de ocho. Lo decidimos con mis padres y me inscribí en el programa de au pair.

A principios del 2022 se activó mi perfil. La forma en que funciona el programa es que au pairs y familias estadounidenses tienen perfiles en una plataforma en línea donde las familias buscan au pairs que pudieran resultar en una combinación ideal. En seguida las familias solicitan conexiones para que las au pairs tengan la oportunidad de revisar sus perfiles y decidir si aceptan la conexión o no. Si se acepta la conexión, la familia y la au pair se comunican, generalmente por medio de una llamada en vídeo para entrevistarse, y si las dos partes están de acuerdo, proceden a hacer arreglos para que la au pair se mude y trabaje con esa familia.

 

ad featuring a brown dog

En marzo del 2022, recibí mi primera conexión de una familia de cuatro miembros de Florida. Nos comunicamos por medio de FaceTime un par de veces, intercambiamos mensajes de texto y decidimos proceder con el trabajo. En retrospectiva, fui muy ingenua y eso no me llevó a hacer buenas selecciones. Si hay algún consejo que pudiera ofrecer es que no acepten a la primera familia con la que hablan. Entrevistarse con familias es difícil y es posible que hacer las preguntas correctas no sea muy intuitivo. Sin embargo, hablar con más de una familia la expone a una a diferentes tipos de situaciones que eventualmente permiten identificar señales de alerta y preferencias que no podría haber sabido antes.

My parents and me at the airport the day I left.

My parents and me at the airport the day I left.

Llegué a Florida el 10 de junio del 2022. Mi familia de acogida no llegó a recogerme al aeropuerto. Un conductor privado me llevó a la casa. Inmediatamente entré en un estado de choque. Era la primera vez que viajaba a Estados Unidos y toda la información que tenía la había obtenido de diferentes medios de comunicación. Así que cuando nos metimos en una carretera de seis carriles con grandes señales de tráfico verdes elevadas, me sentí como la protagonista de una película. El conductor me dejó en una casa grande en una urbanización cerrada rodeada de palmeras.

Viví en Florida siete semanas únicamente. Las primeras tres estaba feliz, me adaptaba a nuevos ambientes — el del bioma de Florida y el del nuevo trabajo — aprendía todas las particularidades de mi nueva familia y completaba toda la papelería inicial. Luego, en una tarde cualquiera, mis padres de acogida me llamaron a la cocina y me dijeron que querían una reconexión. La razón que dieron era que yo no tenía suficiente experiencia de conducir, pero hasta hoy pienso que tenían otras razones que no me quisieron decir. Se me dificultaba atender a los dos niños menores; uno de ellos tenía complicaciones de salud que no me dieron a conocer completamente antes de que hiciéramos el acuerdo. Una reconexión era inevitable, pero en ese momento yo estaba consternada. Al final, esta decisión fue lo mejor que me pudo haber pasado. Las personas en Florida eran frías y poco amistosas.

Nunca me había sentido tan sola en una habitación llena de gente. Se hace una reconexión cuando una au pair, o una familia, o ambas, piensan que no son la combinación que tenían en mente. La au pair tiene dos semanas para encontrar una nueva familia. Si no lo consigue, hay tres opciones: quedarse con la familia de acogida por un tiempo acordado mutuamente hasta que se hace una nueva conexión; mudarse a un hotel que escoge Cultural Care; o regresar al país de origen. Mis dos semanas para reconectar pasaron sin que hubiese solicitud de conexión y de ninguna manera me iba a regresar a mi casa.

La familia de acogida no quería que me quedara más tiempo con ellos. Entonces empaqué mis cosas y me mudé a un hotel con otra au pair argentina que también estaba en el mismo proceso. Me quedé ahí 10 días antes de conectarme con la familia Schroer de Nuevo México.

(Jen y Justin Schroer son los dueños de esta revista Tumbleweeds). Antes de llegar, no sabía absolutamente nada de Nuevo México. Ni siquiera había mirado el programa de televisión Breaking Bad. Definitivamente, estaba nerviosa y la experiencia de reconexión me ha dejado con ansiedad hasta el día de hoy.

From left to right: Jenny, Gaston, and me,
having a picnic.

From left to right: Jenny, Gaston, and me, having a picnic.

Desde el momento en que llegué al aeropuerto de Albuquerque, las cosas fueron completamente diferentes de lo que fueron en Florida. Justin fue a recogerme y me platicó por todo el trayecto hasta Santa Fe, contándome cosas sobre Nuevo México. Lo que recuerdo muy claramente fue lo que me dijo de las montañas Sandía y lo divertido que me pareció que tuvieran el nombre de una fruta. Cuando llegamos a Santa Fe, pude conocer a Jen, Ryker y Aviva (y Sprezzi, el perro). Ryker tenía una gran sonrisa que me mostró sus tres dientes delanteros.

Al principio estaba cansada de abrirme a mis padres de acogida. Siempre he sido una persona introvertida y mi experiencia en Florida me dejó un poco conmocionada. Lenta pero seguramente me fui sintiendo más cómoda y ahora considero Santa Fe mi segundo hogar.
Muchas cosas sucedieron en el año y nueve meses que he vivido en Santa Fe. He crecido y madurado tanto como los chicos de mis anfitriones, quienes tenían dos y cuatro años de edad cuando llegué aquí y tendrán cuatro y seis para cuando me vaya. Poder ver a Ryker y Aviva crecer ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Hay algo nuevo que aprender diariamente de ellos y he aprovechado eso como una oportunidad para aprender y reaprender también. Siempre recordaré con afecto las memorias que hemos creado.

Mis padres de acogida, Jen y Justin, no pudieron haber sido más Buena onda. Estoy eternamente agradecida por haberlos encontrado. Realmente creo que si no fuera por ellos, no hubiera tardado en el programa todo este tiempo. Me han ayudado y escuchado toda preocupación o problema que he tenido. Entendieron cuando sentí nostalgia por mi familia. Lo que más me gusta de ellos es que siempre fueron proactivos para hacerme sentir que era de verdad parte de la familia.

From our family photoshoot in June 2023.

From our family photoshoot in June 2023.

He conocido un montón de gente y hecho unos cuantos amigos. Una de las desventajas, y probablemente lo más triste de ser au pair, es que una conoce y hace amistad con otros au pairs que eventualmente tienen que irse, ya sea porque el programa terminó o tuvieron que hacer una reconexión. Ahora es mi turno para partir, pero algo que siempre me acompañará es el recuerdo de todas las aventuras divertidas que tuve con mis amigos. Espero que podamos reunirnos en el futuro.

Pronto, un par de días antes de mi cumpleaños, regresaré a mi casa y soy un desastre emocional. Me siento ansiosa de pasar de ser au pair, algo a lo cual me he acostumbrado, a tener que encontrar un nuevo trabajo. Estoy triste y lloro cada vez que pienso que tengo que despedir a mi familia de acogida. Pero espero que sea algo más que “hasta luego”. Estoy muy emocionada por ver a mi familia nuevamente; extraño mi hogar, mi cama, la comida de mi mamá. Tengo una hermanita que nació cuando yo estaba en mi año de prórroga, así es que todavía no la conozco. Ya no veo la hora de ver a todas mis amigas y contarles todo sobre esta experiencia de locura.

Por todos los altibajos, pienso que ser au pair ha cambiado mi vida y no sería quien soy ahora si no hubiera hecho esto.

Uma Platz Bensak is a 22-year-old Au Pair from Buenos Aires. She’s been an Au Pair for a year and nine months with Cultural Care Au Pair. She’s bilingual, speaking Spanish and English fluently. During her Au Pair year, she studied ASL (American Sign Language) and is now planning on returning to continue her studies as an ASL interpreter.

Sports

Arts & Culture

Performing Arts

Nature

Activities

Birthday Parties

Pools & Splash Pads

Local Attractions

Shopping

Learning & Literacy

Schools

Childcare

Special Needs

Health

Family Services

Mom Groups

ad featuring white and brown dog

More Like This

Wildlife West Nature Park

Wildlife West Nature Park

Wildlife West Nature Park A high-desert native wildlife zoo and fun festivalsBy Karen Leach Come meet Koshari, one of the largest black bears in the state, get eye to eye with 7-year-old cougar sisters True and Zia, observe four adorable tree-climbing gray foxes, and...

Camping in New Mexico

Camping in New Mexico

Camping in New Mexico Springtime means planning for sleep-under-the-stars season in the Land of EnchantmentBy Brenda Fleming “What do you actually do camping? Like, sit around and drink beer? I don’t get it.”  My coworker had just moved from Alabama to New Mexico....

Garden Exploring

Garden Exploring

Garden Exploring Building kids’ confidence in the outdoorsBy Christie Collins We have a lot of exciting things happening at the Santa Fe Botanical Garden on Museum Hill this year. We’ve returned to much of the programming that was offered before COVID, and we are...